No me confieso porque los sacerdotes cuentan los pecados
No tengas miedo de confesarte. Tu secreto estará seguro