Es el corazón quien habla
Es el corazón quien habla
Sembrando Esperanza II. Cuidar nuestra lengua, pues así como es un instrumento de bendición, puede ser también de maldición.