Ser coherente es una de las grandes tareas humanas.
Ser coherente es una de las grandes tareas humanas.
La madurez de una persona y de su pensamiento pasan necesariamente por ese proceso purificador de descubrir puntos escondidos de incongruencia y, sobre todo, de esforzarse por resolverlos.