La obsesión por ser leído
¿Es correcto invertir tiempo y energía para buscar que los propios escritos se difundan?