¿Agobiado o Resucitado?
Vivimos en una época en que el hombre, más que nunca, se siente profundamente agobiado