Una fe más honda que las dudas
Reflexiones
Deslumbrado y aplastado, cayó de rodillas y dijo:¡ Señor mío y Dios mío!