¡Nos queda rezar! o ¡rezamos para empezar!
Que el rezo del Rosario haga posible el cambio de la situación de sufrimiento actual, pero también nuestro cambio de vida