Los laicos no son miembros "de segunda"
El Concilio Vaticano II, interpela a cada generación de pastores y de laicos porque es un don inestimable del Espíritu Santo que debe ser recibido con gratitud y sentido de responsabilidad