La mística del Tiempo Ordinario
Ninguna lágrima ni sonrisa se pierden; por el contrario, humanizan la existencia