Aprender a motivarse
Una de las claves de una buena educación sentimental es aprender a asumir el fracaso