Un suspiro me hablaría tanto.
San Marcos 12, 28-34. III Viernes de Cuaresma