Estemos abiertos a la consolación de Dios
Homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta
¿Cómo está nuestro corazón? ¿Abierto y capaz de pedir el don de la consolación para después transmitirlo a los otros, como un don del Señor?