Un corazón generoso y fiel
El Papa invita a combatir contra el demonio porque “no existen cristianos tranquilos”