Es difícil de creer..., sin embargo es así
Santo Evangelio según San Mateo 25, 31-46. Lunes I de Cuaresma.