El profeta "se juega la piel"
¿Cómo distinguir a los profetas verdaderos de los falsos? El Papa lo explica