Del insulto a la reconciliación
Papa Francisco: insultar es una costumbre que mata