¿Por qué Dios permite la tentación?
Las tentaciones tienen un objetivo en nuestra vida y hay que aprender a descubrirlo