¿Pueden nuestras faltas acercarnos a Dios?
Servirnos de cada una de nuestras faltas para adquirir un nuevo grado de humildad.