Porque para Dios nada hay imposible
Santo Evangelio según San Lucas 1, 26-38. Jueves III de Adviento.