Un testimonio de caridad
El Papa Francisco invita a pobres de Roma a una comida de Navidad