Acepta a Jesús como tu Salvador
Es el Principio Básico para nuestra Salvación