Una palabra tuya bastará para sanarme
Santo Evangelio según San Marcos 1, 21-28. Martes I del tiempo ordinario