Dios quiere que seamos parte de su familia
Santo Evangelio según San Marcos 3, 31-35. Martes III del tiempo ordinario