Nadie tenía fuerza para domarlo
Santo Evangelio según San Marcos 5, 1-20. Lunes IV del tiempo ordinario