El llamado de Dios es personalísimo
30 de mayo de 2020
Santo Evangelio según san Juan 21, 20-25. Sábado VII de Pascua