La fragilidad de una Hostia rompe las corazas de nuestro egoísmo
Homilía del Papa Francisco del domingo 14 de junio.