Nostra aetate, y el Concilio abrieron el camino para el diálogo con las religiones
La declaración conciliar que marcó la historia de la Iglesia