Engañados por nosotros mismos
Un engaño, tarde o temprano, se desmorona.