El Evangelio no está reservado para unos pocos elegidos
Ángelus del Papa, 11 de octubre de 2020