En el año del distanciamiento, la proximidad del Papa
Acompañó a muchos creyentes y no creyentes con la Misa de Santa Marta.