La contemplación no se convierta en pereza espiritual
Ángelus del Papa, 28 de febrero de 2021