María: Madre de la Iglesia
¿Somos capaces de acompañar a Jesús con el silencio y meditar su voluntad?