La flor del amor
El amor verdadero no es fácil: no valen unas palabras románticas y un puñado de promesas