¿Dios o el arte? ¿O Dios y el arte?
Una belleza muy superior
He aquí una vez más el dilema definitivo con el que se enfrentarán, antes o después, el artista, el intérprete y el público: con Dios o a espaldas de Dios